DESPIDO (RUPTURA DEL VÍNCULO LABORAL)

Nuestro Derecho Laboral establece el principio de “Estabilidad Relativa” por medio del cual, el empleador solo podrá extinguir el contrato de trabajo que lo une a su empleado abonando una indemnización.

Este principio lo que pretende es que la relación laboral perdure en el tiempo, por tal motivo se establece esta indemnización como una especie de “penalidad” para el empleador que decide romper con dicha estabilidad.

 

¿Siempre deberá el empleador abonar una indemnización?

No. Hay situaciones en las cuales el vínculo laboral se extingue naturalmente, como por ejemplo: Renuncia de empleado, Contrato a Plazo Fijo, Muerte del empleado o del empleador, Jubilación. Así mismo, existen otros casos en donde el empleador se ve obligado a terminar con el contrato de trabajo y despedir al empleado, pero al existir responsabilidad exclusiva del empleado elimina la obligación del empleador de abonar indemnización, este es el caso del llamado Despido con causa.

 

DESPIDO CON CAUSA.

Cuando el Despido se produzca por Justa causa el empleador queda eximido de pagar indemnización por despido. El Art. 242 de la Ley 20.744 nos dice que habrá justa causa cuando una de las partes denuncie el contrato de trabajo en virtud de inobservancia de las obligaciones que establece la ley de contrato de trabajo configurando una injuria tan grave que no pueda continuarse con la prosecución del contrato laboral.

La valoración de la justa causa deberá ser hecha prudencialmente por los jueces, teniendo en consideración el carácter de las relaciones que resulta de un contrato de trabajo, según lo dispuesto en la presente ley, y las modalidades y circunstancias personales en cada caso.

Algunas causales que pueden ocasionar este despido son por ejemplo: incumplimiento grave y reiterado de obligaciones que tiene el trabajador, falta de respeto y/o agresión a superiores y/o compañeros de trabajo, hurtar o robar, falsear documentación como por ejemplo certificados médicos, abandono del trabajo sin justa causa, reiteración de sanciones por indisciplina o de ausencias injustificadas o cualquier otra conducta que torne insostenible la relación laboral. El empleador deberá invocar una causal que tenga entidad suficiente para convencer al juez que existe una “perdida de confianza” del empleador hacia el empleado, demostrando la ruptura de la relación sin posibilidad de reconstruirla por la perdida de confianza. De esta forma el empleador queda eximido de pagar indemnización por despido.

 

 

¿En que casos el empleador esta obligado a pagar indemnización?

 

DESPIDO SIN CAUSA.

Como se mencionó al comienzo de este artículo, el derecho laboral establece el principio de “Estabilidad relativa” esto quiere decir, que entiende que el contrato de trabajo será perdurable en el tiempo, evitando la movilidad laboral constante. Pero este principio no debe verse como una obligación para el empleador, es entendible que nuestra legislación proteja al contrato de trabajo para que perdure en el tiempo pero no se puede obligar el empleador a permanecer atado a los servicios del empleado por el solo hecho de haberlo contratado, seria absurdo que por el solo hecho de haber celebrado un contrato de trabajo el empleador no tenga derecho a remover al trabajador o cambiarlo por otro que considere mas eficiente o con el cual sienta mayor empatía.

Pero si bien, el empleador no se encuentra obligado a mantener la fuente laboral del trabajador y podrá despedirlo sin necesidad de invocar causal, en virtud de este principio de “Estabilidad relativa” nuestro Derecho penaliza al empleador que decida extinguir la relación laboral con una multa en dinero a favor del empleado conocida como “indemnización por despido”. Esta indemnización que debe abonar el empleador, que rompe el vínculo que lo une a su empleado, tiene el fin de evitar los despidos indiscriminados, obligando a pagar una suma de dinero al empleado cada vez que tome la determinación de realizar un despido. 

 

DESPIDO INDIRECTO.

El trabajador tiene la posibilidad de considerarse despedido por incumplimiento grave o reiterado de alguna de las obligaciones que tiene el empleador, en este caso cuando los actos del empleador afecten la dignidad personal del empleado, éste deberá intimar a su empleador para que cese, de proseguir con el incumplimiento el trabajador considerará extinta la relación laboral por Despido Indirecto debiendo percibir una indemnización equivalente a la indemnización por despido sin causa.

Las causales que justifican un despido indirecto pueden ser las siguientes: Trabajo no registrado (comúnmente llamado trabajo en negro), o parcialmente registrado (cobrar parte en blanco y parte en negro), Acoso laboral, falta de elementos de seguridad, pagos reiterados fuera de término, etc.

Es muy importante tener en cuenta al momento de iniciar un despido indirecto que el trabajador deberá intimar previamente al empleador para que cese en los actos que lo afectan. Si no lo intima y el empleado se ausenta del trabajo, esa actitud puede ser considerada como abandono voluntario del trabajo extinguiendo de esta forma el contrato laboral, eliminando la obligación del empleador de tener que indemnizar al trabajador.

 

Nunca olvide que es muy importante contar con la ayuda de un profesional que lo acompañe a la hora de reclamar sus derechos laborales.

 

Dr. Gabriel E. Fernández

Puede volcar sus inquietudes en nuestra web www.abogadosintegrales.com.ar o enviar un un mensaje a nuestra dirección correo drfernandez@abogadosintegrales.com.ar o  utilizando nuestro sistema de contacto dispuesto en nuestra pagina web, o por medio de mensaje privado en nuestro facebook. Tambien puede contactarnos a los siguientes teléfonos (011) 4331-4032 / 15-3102-9495 

 

 

 

 

 

Please reload

Posts Destacados

CONSIDERACIONES SOBRE LA PRESCRIPCIÓN ADQUISITIVA O USUCAPIÓN

24/10/2016

1/8
Please reload

Posts Recientes
Please reload

Archive
Please reload

© 2023 por Díaz & Moreno. Creado con Wix.com

  • Facebook icono social
  • Twitter
  • Instagram
  • YouTube